La Alveolitis

Muchas veces después de una extracción dental nos enfrentamos a ciertas molestias, como ligero sangrado, dolor en la zona, inflamación de los tejidos; pero, ¿qué sucede cuando el dolor es muy fuerte y aparece algunos días después de la extracción?; pues esta es una de las complicaciones más comunes que ocurre después de una extracción y se conoce como la alveolitis.

¿Qué es la alveolitis?

La alveolitis es una complicación que puede ocurrir después de una extracción dental, que se da por la inflamación e infección de la herida dejada por la exodoncia y parece 2 o 4 días después de realizado el tratamiento. Se manifiesta por la pérdida parcial o total del coagulo lo que deja partes o todo el hueso expuesto lo que provoca un dolor muy intenso en la herida que puede irradiarse a las zonas vecinas.

¿Cuáles son las causas?

Existen varias posibles causas que pueden llevar a un proceso de alveolitis, o que pueden ser desencadenantes del problema:

  • Desobediencia del paciente: Las principales son: escupir constantemente, levantar peso, succionarse la herida, enjuagarse o remojar la herida en alguna sustancia no indicada por su dentista.
  • Mala Higiene: La boca contiene muchas bacterias y si no existe una higiene adecuada es probable que exista una infección de la herida.
  • Otros factores que pueden generar una alveolitis son una infecciones previas en el diente extraído, ausencia de sangrado durante la extracción lo que puede estar relacionado a algunos problemas de salud del paciente.

Tipos de Alveolitis

Según los síntomas y las características del proceso podemos  ver dos tipos de alveolitis:

  • Alveolitis Húmeda: Conocida también como supurada, existe pérdida parcial del coagulo acompañada de infección e inflamación de la herida. Se observa ligero sangrado acompañando de supuración. El dolor es moderado, espontáneo que aparece cuando es provocado; además de ello el paciente manifiesta mal olor.
  • Alveolitis Seca: Existe pérdida total del coagulo, y el hueso queda totalmente expuesto lo que genera un dolor muy intenso y constante, que se irradia a zonas vecinas de los maxilares, puede producirse por usencia de sangrado durante la extracción o por posterior pérdida total del coagulo.

Tratamiento

El tratamiento se basa principalmente en eliminar el dolor y promover la curación y la cicatrización de la herida y eso se va lograr mediante la limpieza de la herida, la utilización de antibióticos y analgésicos. Los síntomas irán desapareciendo en 7 a 15 días.

Recordemos que el mejor tratamiento que realicemos será la prevención, por eso es muy importante cumplir todas las recomendaciones y la medicación que sean indicados por el dentista luego de una extracción o de cualquier tratamiento que se realice.


0

Añadir un comentario